Calendar

Donate

Search

INDIA

Saturday, September 25 · view days & times
Price: $30 | $10 children 15 and under
Venue: Levitt Pavilion SteelStacks

Buy Tickets

Health and Safety Guidelines

The health and safety of our patrons, vendors, volunteers, staff, and everyone attending our campus, buildings, and events is of the utmost importance to ArtsQuest and we have established a number of best practices and procedures based on guidelines from the CDC, City of Bethlehem and the Commonwealth of Pennsylvania. Please visit artsquest.org/safety to view our current health and safety guidelines.

Tickets are General Admission Standing Room Only. Lawn chairs will be allowed for this show.

La India is “La Princesa de la Salsa”

La India is from Rio Piedras, Puerto Rico, but was raised in the South Bronx. Both are intense Puerto Rican neighborhoods.

Her musical journey started with Puerto Rican New Yorker DJs Louie Vega, and John “Jellybean” Benitez when she was part of the freestyle movement of early Latin hip-hop.

Eddie Palmieri pulled her into salsa. “Llego La India via Eddie Palmieri” (The India has Arrived via Eddie Palmieri) is a classic salsa album from 1992. It reached #5 on the Billboard US Tropical Albums chart.

Later she worked with Marc Anthony and Celia Cruz. It was Celia, “La Reina de la Salsa” (The Salsa Queen) who named La India “La Princesa de la Salsa” (The Salsa Princess). That’s a real coronation because in Latin music there is nobody bigger than Celia and there never will be.

Like everyone, La India has had ups and downs in her life, but she keeps standing back up with more amazing music. Standing strong is a sure sign of royalty.

La India revelada: 30 años de carrera artística

La carrera de India ha tenido desde ópera hasta clasesde tango. Antes de cantar, modeló

Cantantes como Celia Cruz o Juan Gabriel Reconocieron y contribuyeron a la leyenda musical de la intérprete

Por su éxito, acumula premios como dos récords Guinness

Corren los años 70 y una abuela mira a su nieta. Su pelo negrísimo, su piel bronceada y sus grandes ojos les recuerdan a los taínos y decide ponerle un apodo: India. La señora, Justa Guadalupe, poco puede imaginar que Linda Bell Viera Caballero, nacida en Puerto Rico, y criada en el Bronx neoyorquino, se convertirá en una de las más grandes artistas de la música.

Su historia en el mundo del espectáculo inició a los 14 años. Los talentos de Linda, inagotables, le permitieron carrera como modelo, tomar lecciones de ópera y, más recientemente, de tango. Debutó en la década de los ochenta como parte del grupo de dance TKA, y más tarde apareció su primer disco en solitario, “Breaking Night”, con el que se avizoró el nacimiento de una nueva Madonna, versión latina. Sin embargo, Bell tenía su identidad propia, sus aspiraciones; quería ser original y no copia.

«Querían cambiar mi esencia y hacerme parte de la cultura gringa, en pocas palabras, ¡querían que fuera blanca! Y eso no es lo que soy (…) quise ser yo y eso hice», dijo en su biografía.

Tres años después de su exitoso debut con estilo hip-hop y en idioma inglés, la cantante se redefinió y tomó el camino que la ha hecho más famosa: el de la salsa. El 1992 marcó un viraje total con el fonograma “Llegó la India vía Eddie Palmieri”, que la hizo alcanzar la fama en el mundo latino y una nominación a Premios Lo Nuestro como “Artista Femenina Tropical”.

Para 1994, India se reservó un bombazo: el disco “Dicen que soy”, con temas de trascendencia mundial como “Vivir lo Nuestro” y que la consolidaron como ícono del pentagrama salsero. El éxito de ese álbum le valió un Premio de la Música Latina de Billboard y tres nominaciones a los Premios Lo Nuestro, 1995.

Estados Unidos se rindió a su fuerza vocal, a sus notas que hacen vibrar corazones, y llegó al puesto número cuatro de sus éxitos. Lista para seguir regalando arte, grabó en 1996 “Tito Puente/India Jazzin with the Count Bassie Orchestra” y ahí no se detuvo: cantó a dueto con la gran Celia Cruz.

“El 14 de febrero me marca históricamente porque tuve el privilegio de ser bautizada por la Reina de la Salsa, una persona que admiro profundamente”, declaró una vez a La Voz de América. Ese día de 1996, India pasó a la historia como La Princesa de la Salsa, un título otorgado directamente por la Reina, que ha defendido muy bien. Por ejemplo, en 1997, resultó nominado su disco “Sobre el fuego” al GRAMMY® como Best Latin Tropical Performance y dos años más tarde “Sola” fue nominada a los GRAMMY® como Mejor Álbum de Salsa.

Para los inicios del nuevo siglo, era más madura. Su discografía siguiente, más espaciada, evidenció la búsqueda de un genio musical inquieto en sus formas, pero firme en la propuesta. “Latin Songbird: Mi Alma y mi Corazón” (2002) que se convirtió en un éxito y encabezó las listas de los Billboard Hot Latin Tracks y “Soy diferente” —que aún resuena en nuestras cabezas— le valió una nominación como Artista Favorita a los Premios Juventud de 2006.

El resto de la primera década acumuló reconocimientos como el premio GLAAD (Alianza de Gays y Lesbianas contra la Difamación) por su trabajo en favor de la comunidad LGBTI; dos Billboard de la Música Latina; y su tema “Estúpida” (2010), lanzado en iTunes, la convirtió en la mujer con más números uno en la historia de las listas de éxitos tropicales.

Su talento fue reconocido con la invitación al disco homenaje a Michael Jackson (2012, “UNITY: The Latin Tribute to Michael Jackson”) y en 2015 se alió con el Divo de Juárez para la creación de “Intensamente con canciones de Juan Gabriel”. Precisamente ese artista fue una gran influencia y apoyo en su vida: “Él sacó de su dinero, sacó de su tiempo para hacerme feliz, para respetarme, para valorarme (…) Siempre lo vi como un Dios, yo no lo veía como un ser humano… porque este era un artista de verdad”, aseguró este año en una entrevista.

En 2016, India se alzó como la ganadora de su primer Latin GRAMMY® como Mejor Álbum de Salsa por el disco que concibiera junto a su gran compañero y cuando este falleció, fue un duro golpe para ella.

Actualmente, Linda Bell se transfigura en la piel de la India. Son una: mujer fuerte, artista, icono salsero de empoderamiento. “Yo soy agradecida porque la salsa me da de comer”, dijo en Perú en 2017, a lo que agregó en otra entrevista, días más tarde: “La salsa siempre va a vivir. Lo que no está vivo es el apoyo que teníamos hace 15 o 20 años, eso murió”, y sorprende el realismo con que asume el destino de la salsa, sin tapujos y con los pies en la tierra. Tanto así, que acaba de realizar un homenaje a su gran inspiradora, la cubana Celia Cruz, en un escenario que compartió con los también cubanos Rojitas, El Mola y Lucy Grau. Dos récords Guinness, millones de copias vendidas de sus discos, incontables números uno, una calle a su nombre y el título de La Princesa de la Salsa, son el fruto de un talento inigualable a lo largo de 30 años que parecen solo el comienzo. Y es que, en artistas como La India, siempre tenemos la sensación de que nos queda mucho por ver, mucho que escuchar…

Presented by

Schedule
Venue Information
Levitt Pavilion SteelStacks
645 E. First Street
Bethlehem, PA 18015
610-332-1300
map & directions